fbpx

AND1: Una historia callejera

TEXTO: ORLANDO MAYORGA

 

1998 sería un buen año para la NBA. Los ratings se encontraban por los cielos, aparecía el novato Tim Duncan como pilar de una nueva generación, los Bulls de Chicago llegaban a las finales nuevamente, y Michael Jordan lanzaba ese último tiro para ir sellando con broche de oro su carrera legendaria. 1999 sería un poco diferente. La temporada empezaba pero no empezaba debido a una huelga mientras los jugadores negociaban con la NBA. En mera huelga, Jordan anunciaba su retiro por segunda vez y la NBA sería obligado a buscar su nueva estrella global. El primer juego se dio hasta el 5 de febrero de 1999, ocasionando que la temporada se redujera a 50 partidos, y todo esto afectarían los ratings de la liga. Lo único bueno para un fanático de los Spurs como yo es que San Antonio ganaría el campeonato, el primero de la franquicia

 

Cinco años antes, en 1993, tres estudiantes de la Universidad de Pensilvania estarían comenzando un proyecto como emprendedores, que tal vez hoy en día la palabra utilizada sería un startup. Como buenos emprendedores, Jay Coen, Tom Austin y Seth Berger comenzarían su empresa vendiendo playeras desde la cajuela de su camioneta. Las camisetas se harían famosas rápidamente debido a sus frases distintivas como, pass, save yourself the embarrassment (pasa el balón, ahórrate que te avergüence), don’t laugh: you’re next (no te rías, eres el siguiente), were you guarding me? (¿Me estabas defendiendo?), o take a seat… class is in sesión (toma asiento, ya empezó la clase). La estrategia de utilizar cultura callejera en sus camisetas incluso lo intentaría Nike también, pero no tendría mucho éxito. Lo que sí es que reflejaba el éxito del proyecto, o bien el startup. Así fue como la marca y el movimiento AND1 nacerían, tomando vuelo y dándole representación a la cultura callejera en una marca deportiva.

 

Imagen vía AND1

 

AND1, como marca, se posicionó muy rápido en el mercado, teniendo ganancias en su primer año de aproximadamente 1.7 millones de dólares en artículos vendidos, en su mayoría camisetas, sudaderas y shorts. Para darnos una idea de lo grande que fue la marca y su movimiento, AND1 llegó a ser la marca número dos en ventas de tenis en EUA, sólo por detrás del gigante Nike. AND1 hasta llegó a ganarle a Nike firmando varios de los mejores jugadores en ese momento como Latrell Sprewell, Kevin Garnett, Chauncey Billups, Stephon Marbury, Ben Wallace y Vince Carter, una lista considerablemente importante. Carter hasta mostró los tenis Tai Chi en uno de los concursos de clavadas más recordados hasta la fecha.

 

Stephon Marbury y Kevin Garnett / Imagen vía AND1

 

Vince Carter / Imagen vía AND1

 

El movimiento AND1 llegó a ser tan grande que abrió las puertas al baloncesto callejero, organizando una gira de partidos de basquetbol con estilo callejero llamado AND1 Mixtape Tour. La gira le daba la oportunidad a cualquier jugador local de demostrar sus habilidades y la oportunidad de saltar a la fama, pues los videos se volvieron un éxito y circulaban por todo el país. Además, la cadena de deportes más grande del mundo, ESPN, transmitía un resumen de los eventos en un programa dedicado a AND1 con duración de 30 minutos de puro basquetbol callejero.

 

AND1 apareció en el momento perfecto, y justo cuando cumplía unos años de existencia, la NBA pasó a su huelga, dándole más espacio para crecer. AND1 explotó como marca no sólo por la ausencia de la NBA, sino combinación perfecta de la época. Para los que crecieron en los años 90, sabrán que en esa década usar ropa holgada, tenis de baloncesto y escuchar hip-hop era ser partícipe de esa moda callejera que caracterizaría la década.

 

El emprendedor y personalidad de hip-hop, Set Free Richardson, fue una figura importante para juntar esa moda con el baloncesto. AND1 se le acercó a Richardson cuando éste estaba de DJ para Tommy Boy Records en un evento en Filadelfia, preguntándole su opinión de la marca. Richardson respondió: “No me gustan los tenis, pero si los conectas con la música y el hip-hop, tendrían más exposición, lo que haría que más gente les gustara”. Richardson se convirtió en el director de marketing de entretenimiento para AND1. Todo explotó con él al mando, uniendo la moda, la música y el basquetbol de la mano de la marca. Además, al tener acceso a canciones nuevas de rap, comenzó a ir al famosos parques de básquet callejero como Rucker Park en Nueva York o Venice en California, y otras canchas famosas en los Estados Unidos, poniendo mezclas de rap, teniendo gente narrando los juegos y atrayendo más audiencias. Pero la marca incluso llegó a otro nivel con su básquet callejero cuando sus jugadores empezaron a tener su propio reconocimiento, llegando a descubrir a un niño en el legendario Rucker Park, un tal Rafer Alston, mejor conocido en las canchas como “Skip to my Lou”, quien incluso llegaría a la NBA. La mente maestra de Set Free Richardson definitivamente le dio un empuje importante a AND1, y las mezclas de video con hip-hop y básquet callejero se volvieron un éxito, llegando a diez volúmenes totales.

 

 

Después de tener a Rafer Alston saldrían más estrellas como, “Hot Sauce”, que se le comparaba con el gran Allen Iverson debido a su parecido, “Half Man, Half Amazing”, “Escalade” y el último que ha sido conocido por jugar con su traje de Hombre Araña, “The Professor”.

 

Estos atletas pasaron de ir a trabajar en el clásico horario oficinista de 9 a 6 para después ir a jugar en una cancha local con sus amigos, a tener giras por todo EUA, teniendo paga como jugadores profesionales, consiguiendo patrocinios, retando a equipos de otras ciudades, y al mismo tiempo ir reclutando más gente que se uniera al equipo AND1. No suena nada mal.

 

Al igual que todo negocio, el primer reto es tener éxito, y el segundo es mantenerlo. Así como pasó con la NBA, entre una huelga y el retiro de Jordan, pasando a una crisis que le permitió a AND1 colocarse, la marca de cultura callejera rodeado de básquet también vio un fin de su buena racha. El éxito de AND1 fue pasando por un declive gradual, y aunque nunca ha desaparecido no se ha acercado a sus número millonarios que lo colocaban sólo debajo de Nike. La aparición de la era digital con videos de basquetbol callejero a la mano de todos también influyó en la baja de sus videos. Se terminarían las transmisiones de ESPN y muchas de sus estrellas desaparecerían, algo que naturalmente sucedería con el paso del tiempo. Pero el legado de AND1 es permanente, y lo que no podrá desaparecer es la influencia que tuvo en esparcir la cultura callejera del basquetbol, e incluso inspirar que jugadores se arriesgaran con movimientos no ortodoxos sobre la cancha, y la celebración de romper unos tobillos. La historia de Rafer Alston llegando a la NBA con estilo callejero siempre será recordada, especialmente después de disputar las finales de la liga ante los Lakers de Kobe Bryant. Para la generación que disfrutó de los 90, esa sensación nostálgica de ver en la tele las giras de AND1 nunca se irá. Hoy en día AND1 sigue, aún tiene sus giras, tiene más de cien equipos de nivel preparatoria por todo EUA, reclutando talento joven y participando en diferentes torneos. Y aunque no llega a los números de las grandes marcas deportivas sigue siendo una empresa multimillonaria con entradas aproximadas de 140 millones de dólares anuales, y en 2018, contrató a Kevin Garnett como director creativo. Nada mal para un proyecto que empezó en 1993 vendiendo camisetas desde la cajuela de un carro.

 

Recomendadas:

El Arte de Posterizar

Shaq: Más Grande que Sí Mismo

Jordan VI: Una Historia Infrarroja

 

COMPARTE ESTA NOTA