fbpx

Carmelo Anthony, Blazers y el Regreso

TEXTO: LA CANASTA

 

De un día para el otro, escuchamos la noticia de que Carmelo Anthony había firmado con los Blazers de Portland. Por mucho que se le critique a Melo, o se le tenga apatía deportiva como jugador, es difícil no sentir gusto saber que firmaba contrato y reaparecía sobre la duela de la NBA. Durante todo el verano, Melo hacía presencia mediática, participando en entrenamientos compartidos con otros jugadores de la liga y pedía con una voz humilde, frente cámaras y micrófonos, una oportunidad más. A sus 35 años de edad, y después de más de un año fuera de la NBA, Melo regresó a la duela, como titular y portando el negro, rojo y blanco de los Blazers.

 

Imagen vía Blazers

 

El regreso de Melo fue repentino y discreto. Con dos tiros de larga distancia y 10 puntos totales, Anthony dijo sentirse “grandioso” estar de regreso, exaltando las tradiciones y los detalles de ser un basquetbolista profesional. “Se sintió grandioso estar de regreso en el flujo del partido, estar de vuela sobre la cancha, en el lugar donde creo que debo de estar”, mencionó Anthony. “Sólo estar de regreso con los chicos. Creo que sobretodo la rutina, el bus del equipo, la comida con el equipo, estar rodeado de los compañeros en el vestidor, simplemente la rutina al que he estado acostumbrado durante ya 17 años… regresar a todo esto. En cuanto el juego en sí, se sintió bien estar otra vez ahí”.

 

Anthony sigue siendo una figura de talento respetado. Si no fuera así, el entrenador en jefe de los Blazers, Terry Stotts, no hubiera tomado la decisión de ponerlo en el cuadro titular apenas un par de días después de que la franquicia lo contratara y sin tiempo para realmente acoplarse al equipo. Con el calendario de dos partidos consecutivos para los Blazers, Anthony no tuvo la oportunidad de entrenar en forma con sus nuevos compañeros, y sólo trabajó con los entrenadores el mismo día que debutó ante los Pelicans en Nuevo Orleans.

 

“Para ser honesto, creo que se vio bien”, mencionó Stotts. “Ofensivamente, creo que se vio bien. Tuvo buenos tiros a la canasta. Creo que recibió un foul dos o tres veces mientras entraba con fuerza al aro. Pero creo que por tan sólo trabajar en la mañana con nosotros estuvo bastante bien”.

 

Melo no recibió ningún foul a su favor, pero sí terminó con cinco fouls marcados en su contra, admitiendo que requería una adaptación al aspecto físico que el juego en la NBA ha desarrollado en las últimas temporadas. No fue el mejor partido de Anthony, pero tampoco de los Blazers en general, quienes perdieron 115-104.

 

Sea como sea que termine la nueva y posiblemente última saga de Melo en la NBA, es difícil que encuentre otro declive como el que enfrentó en los últimos años. Francamente, fue inesperado ver la carrera de Carmelo Anthony decaer de esa manera, sin encontrar oportunidades nuevas tras unas temporadas poco glamorosas. Pero a pesar de cualquier problema de actitud que pudo haber mostrado en cuanto querer ser titular indiscutible, Melo ha sido uno de los talentos importantes de los 2000, y merecía la oportunidad de demostrarse.

 

Anthony fue la selección número tres del 2003, la generación del Draft que introdujo a LeBron James, Chris Bosh y Dwayne Wade entre otros nombres talentosos. Arrancaría su carrera con los Nuggets de Denver y lideró el equipo hacia la postemporada en cada una de las campañas con el equipo (2004-2010), cambiando por completo la imagen y dirección de la franquicia. Tan sólo una temporada previa, los Nuggets tenían un récord de 17-65. Con Anthony insertado en el cuadro titular como novato, el equipo mejoró a 43-39. Pero después de siete temporadas, Melo quería un cambio de escenario. La siguiente temporada sería enviado a los Knicks de Nueva York, donde se volvería el rostro de la franquicia, pero nunca lograron convertirse en un equipo de élite.

 

Durante las últimas temporadas en Nueva York, Melo recibía un bombardeo de críticas, pero revisando sus estadísticas, sus números no eran malos, simplemente el equipo no marchaba bien en conjunto. Lo último de Melo fue un experimento en el Thunder de Oklahoma City junto a Russell Westbrook y Paul George, pero no cuajó bien; y después una corta parada en Houston.

 

Al final, Melo se encontraba en un lugar oscuro y desconocido para su carrera. Anthony pasaba de ser un jugador de élite mundial a uno que no lograba conseguir contrato con un equipo de la NBA.

 

Llegando a finales del 2019, los colores de los Blazers le sientan bien a Anthony porque el equipo parece estar dándole una oportunidad legítima. Debutando como titular, Melo no cuestionó la posibilidad de continuar el resto de la temporada de esa manera, pero tampoco descartó la idea de arrancar en la banca. El entrenador Terry Stotts mencionó lo mismo, y ambas partes parecen estar entusiasmados por ver lo que viene en el futuro de la franquicia y de la carrera exitosa y a la vez accidentada de Anthony.

 

Recomendadas:

Lakers, LeBron y Davis

Verano 2019: El Balance de Poderes

Melo: Un Camino Nuevo

COMPARTE ESTA NOTA