fbpx

Se acerca el fin de los Warriors

TEXTO: LA CANASTA

 

“La idea es realmente estar enfocados en lo afortunado de estar aquí en esta era, y en este tiempo y lugar. Estamos bien conscientes que no va a durar para siempre. Tenemos mucho por celebrar. Tres títulos en los últimos cuatro años y la oportunidad de agregar otro, nuestra última temporada en Oracle [Arena] y un montón de agentes libres el siguiente verano, muchas cosas podrían cambiar. No lo sabemos. Obviamente queremos que siga esto. En algún punto, sólo tienes que disfrutar el momento y disfrutar el ahora. Habrá tanta especulación en lo que sigue. Nadie sabe lo que viene. Nuestra gente lo entiende. Ellos realmente disfrutan estar en compañía de uno y del otro, y realmente disfrutan el proceso. Habiendo ganado varios campeonatos, creo que sienten que hemos hecho algo de ruido, y sigamos con este ritmo”.

 

Así arrancó Steve Kerr, el entrenador en jefe de los Warriors de Golden State, el día de medios de la NBA. Kerr ha sido una pieza fundamental para que un equipo repleto de estrellas funcione en armonía. Los Warriors formaron un súper equipo entre acertadas selecciones de draft, intercambios y agentes libres. Cuando Kevin Durant llegó a los Warriors, tanto jugadores como fanáticos quedaron boquiabiertos, y por supuesto que cualquier equipo quisiera un Durant. Pero que llegara una figura de esa talla a un equipo que ya está formado de abajo a arriba, varios con estatus de estrella como Steph Curry, Klay Thompson y Draymond Green, se vuelve complicado saber cómo acomodar las piezas en los momentos exactos. Kerr lo ha hecho, pero entiende la realidad en la que vive los Warriors, y hay mucho dinero de por medio para que todo ese ensamble sea posible. Mantener un cuadro titular con cinco jugadores estrella no es un trabajo financieramente sencillo. 

 

Hay una gran probabilidad de que Kevin Durant nuevamente opte probar las aguas como agente libre al final de la temporada del 2018-2019, y Klay Thompson, uno de los Splash Brothers, se convierte en agente libre el próximo verano también, aunque ha reiterado que quiere mantenerse en Golden State. DeMarcus Cousins, a pesar de ser una nueva adquisición, ya es una figura importante pero sólo firmó un contrato de una temporada y la mayor parte de la prensa especula que terminará en otro equipo después de ésta. Entre el equipo base de los Warriors también está Draymond Green, quien tiene un contrato que corre sólo un año más que los mencionados. Los contratos de Andre Igoudala y Shaun Livingston tienen la misma temporalidad que Green. Por ahora, Steph Curry es el que mantiene un contrato más longevo. Tal como lo subrayó Kerr, tres títulos en los últimos cuatro años es algo por celebrar, y sin duda alguna arrancaron la temporada como los favoritos para agregarse un campeonato más a la corrida. Pero en una época de agentes libres y contratos desbordantes, ¿se acerca el fin de los Warriors actuales?

 

En el día de medios, un reportero le preguntó a Draymond Green sobre la posibilidad de que Durant esté entrando a su última temporada en Golden State. “No, no lo pienso de esa manera. Además, yo estudio la parte del negocio de la liga. No sólo pienso que mi agente lo averiguará. Yo estudio la parte del negocio. Podría estar leyéndolo mal, pero entendiendo el negocio, entiendo [que podría ser el último año de Durant]; pero ya veremos dónde termina esto. No vamos a entrar esta temporada pensando que Durant no podría firmar un contrato de un año. ¿Pero qué sigue? Esta temporada es lo que sigue, la manera en la que vamos a aproximarnos a la temporada, la manera en la que vamos a conllevar este año, cómo vamos a estar cuando seamos tricampeones. Vamos a enfocarnos en eso, no en todo lo que sigue después de este año. Ahorremos nuestro cuerpo, nuestro tiempo, nuestro estrés de pasar por toda una temporada pensando en eso. Eso no es el enfoque. Nuestro enfoque este año es ganar otro campeonato. Y lo que viene después de eso, ya sea que queramos enfocarnos en eso o no, no viene hasta que termine el año. Así que vamos a abordar este año y fijarnos en el campeonato. Y sé que eso es el enfoque de todos”.

 

Hablando con raciocinio, podemos, al igual que Green, enfocarnos en el mejorado – sí, mejorado – súper equipo de los Warriors. Como lo hemos sabido desde el inicio de la temporada, Cousins llegó a Golden State pero sigue siendo algo francamente difícil de concebir. Tanto la prensa como los aficionados reaccionaron de inmediato cuestionando si “incluso valía la pena ver la temporada” o genuinamente preguntando “si de verdad era justo” que un equipo tan dominante agregara otro jugador estrella de la talla de Cousins. 

 

Después del día de prensa de la NBA previo al arranque de la temporada, la foto de lo que asumimos todos será el cuadro titular de los Warriors surgió y tan sólo ver la imagen es imponente. 

 

Imagen vía NBA

 

“Boogie” Cousins aún está rehabilitando una lesión del tendón de Aquiles que lo mantendrá fuera del arranque de la temporada, pero el equipo más dominante de la NBA se volvió más dominante. Y sí, la realidad es que un cuadro así no se mantendrá para siempre, así que toca ver la NBA, alegrarse y disgustarse con lo que representan los Warriors, admirarlos, respetarlos, aplaudirlos, abuchearlos, o lo que sea que les ocasione, pero hay que verlos porque los Warriors se acera al final de una era.

 

Actualización: 
El artículo se escribió al inicio de la temporada 2018-2019, y a casi mitad de la temporada, han pasado varias cosas en la NBA. Los Bucks de Milwaukee son el equipo dominante hasta ahora, e incluso dos equipos de la conferencia “débil” son los que mantienen los dos mejores récords de la NBA, Milwaukee y Toronto. En cuanto los Warriors, ni siquiera han logrado dominar su propia conferencia, estando debajo de los Nuggets de Denver y el Thunder de Oklahoma City. “Boogie” sigue fuera por lesión y seguro va impactar al equipo en cuanto regrese a la actividad, pero Golden State no ha logrado amarrar todas sus piezas en armonía hasta este momento. Recientemente incluso hubo fricción entre dos jugadores clave del equipo, Kevin Durant y Draymond Green. No fue la primera vez que los jugadores se enfrenaran pero en noviembre las cosas se pusieron serias cuando Green le arrebató un rebote a Durant, no le quiso dar el balón, lo perdió y terminaron yendo a tiempo extra. 

 

 

 

Al final perderían el partido, y durante el enfrentamiento, Green lo insultó y recibió una suspensión y multa por parte del equipo. El drama se volvió completamente público y los fanáticos empezaron a molestar a Durant en cada juego con un “¡Durant, Draymond te odia!”. Hoy ambos han arreglado sus diferencias, por lo menos a ojo público, pero la fricción sólo trajo más rumores de una separación del equipo que ya tenía demasiadas estrellas que empezaban a confrontarse.

 

En lo que va la temporada, los Warriors ya han acumulado más derrotas de lo que acumularon en 2015-2016, y en los últimos diez partidos llevan un récord de 6-4, nada impresionante para la calidad de jugadores y lo dominante que han sido en los últimos años. En su partido más reciente, sucumbieron ante los Rockets de Houston que no han tenido la exitosa temporada esperada, pero James Harden ha estado en un nivel jamás viste de él. 

 

 

Tres meses después de haberse escrito este artículo, la idea de que se acerca el fin de los Warriors sigue bastante vigente. Pero como bien mencionó Draymond, primero tendrá que pasar la postemporada, el regreso de “Boogie” y posiblemente el cuarto campeonato de los Warriors en los últimos cinco años. Lo que sea que pase, seguimos disfrutando de una temporada interesante con historias paralelas, éxito en equipos inesperados y dificultades en otros.

 

Recomendadas:

El gran Tim Duncan

Zion Williamson deja una pequeña carta de amor a los Knicks

LeBron James a Los Ángeles: El Negocio y el Deporte

 

COMPARTE ESTA NOTA: