fbpx

El Legado de Run-TMC

TEXTO: DJATMIKO WALUYO

 

Antes de los Splash Brothers (Steph Curry y Klay Thompson), uniendo fuerzas con Draymond Green y después Kevin Durant y DeMarcus “Boogie” Cousins para formar el súper equipo de Golden State que conocimos en los últimos años, los Warriors tuvieron una prodigiosa máquina de anotaciones conocida como Run-TMC. Era la década de los 90 y el “TMC” del apodo hace referencia a los nombres del trío de jugadores que lo conformaban: Tim Hardaway, Mitch Richmond, y Chris Mullin. Y por supuesto, el Run-TMC es un juego rítmico proveniente del grupo de hip-hop ochentero Run-DMC.

Imagen vía Warriors

 

Durante una época en la que el juego establecía posiciones tradicionales con el centro siendo clave ofensiva y defensiva, estos Warriors de los finales de los ochenta y principios de los noventa establecieron un estilo dinámico y veloz con mucho puntaje. Analíticos del deporte lo señalan como predecesor del estilo actual de la NBA. La estrategia se le conocía como Nellie Ball, por el nombre del entrenador Don “Nellie” Nelson, y funcionaba con un cuadro de jugadores más pequeño que el tradicional, enfocado en crear ventajas por velocidad y rompimientos. También utilizaban mucho más los tiros de tres puntos, nuevamente, muy parecido al estilo que vemos en la NBA hoy en día. Pero para la época, era un formato innovador, y Don Nelson es considerado como uno de los grandes entrenadores de todos los tiempos.

 

CHRIS MULLIN

 

En el Draft de la NBA de 1985, los Warriors de Golden State eligieron a Chris Mullin, un francotirador de buena estatura de la Universidad St. John’s, donde obtuvo varios reconocimientos nacionales, ademas de haber sido seleccionado para representar a los EUA en los Juegos Olímpicos de 1984. Desde su temporada como novato, Mullin tomó un rol importante en el equipo, principalmente como especialista de tiros. En su segunda temporada (1986-87), se estableció como titular a lado de Sleepy Floyd y Joe Barry Carroll para llevar al equipo hasta las finales de la Conferencia del Oeste, perdiendo ante los Lakers de Los Ángeles que eventualmente quedarían campeones de la liga.

 

Para su tercera temporada con el equipo, Mullin mejoró en todas las categorías, mostrando más comodidad al ritmo de la NBA y elevando sus puntos por partido a 20. Sin embargo, el equipo decepcionaba y el entrenador George Karl anunciaba su renuncia a 18 juegos del final de la temporada. Los Warriors terminaron con un récord de 20-62, quedado en el penúltimo lugar de la conferencia.

 

MITCH RICHMOND

 

Antes del arranque de la temporada de 1987-88, los Warriors tuvieron dos movimientos importantes. Primero contrataron como entrenador a Don Nelson, quien venía de liderar a los Bucks de Milwaukee durante once temporadas, en las que obtuvo el reconocimiento de Entrenador del Año de la NBA en 1983 y 1985. Después, llamarían a Mitch Richmond con la selección número cinco del Draft de 1988.

 

Richmond arrancó su carrera colegial en un community college, lo cual se traduce literalmente como colegio de comunidad, y es un colegio pequeño, público, menos costoso, y diseñado para prepar a alumnos durante dos años antes de que se transfieran a una universidad mayor con ofertas de licenciatura. Después de dos años en un circuito pequeño con Moberly Area Community College, Richmond llegó a la Universidad de Kansas State, y se estableció como una de las alas ofensivamente más efectivas de la nación, promediando 20 puntos por partido. Hasta la fecha, ha sido uno de los jugadores más emblemáticos que ha tenido el equipo.

 

Con lo Warriors, Richmond se insertó al cuadro titular de inmediato, haciendo una mancuerna prolífica a lado de Mullin, y bajo la dinámica ofensiva de Don Nelson. Richmond y Mullin promediaron 22 y 26 puntos por partido, y el equipo pasó de tener 20 victorias la temporada anterior a 43. En la postemporada, los Warriors dieron sorpresa, barriendo al Jazz de Utah que estaban clasificados en segundo lugar, pero después perdieron ante los Suns. Richmond terminaría levantando el trofeo de Novato del Año, y confirmó su talento en el nivel más alto de baloncesto.

 

TIM HARDAWAY

 

La última pieza del Run-TMC llegaría un año después que Richmond. Tim Hardaway fue seleccionado por los Warriors como el número catorce del Draft de 1989. Hardaway, un movedor de 1.83m de altura – bajo para los estándares de la NBA – no logró recibir ofertas importantes para entrar al circuito colegial, y terminó jugando para la Universidad de Texas – El Paso. Pero el talento de Hardaway era evidente, ayudando al equipo entrar al torneo de la NCAA y recibió el Premio Frances Pomeroy Naismith, un curioso reconocimiento entregado al mejor jugador colegial del país que mida 1.83m o menos.

 

Con la llegada de Hardaway, el entrenador Don Nelson logró conseguir su tercera pieza clave para establecer el juego veloz de su Nellie Ball. Hardaway impulsaba el ritmo, guiaba los rompimientos, y lucía con sus asistencias que complementaban las características de Mullin y Richmond, el primero en posición para tirar, y el segundo haciendo cortes veloces. Hardaway se tardó un poco en adaptarse a la NBA, pero pronto encontró confianza y demostraba constantemente la habilidad de vencer a sus defensores con amagues y lo que apodarían su killer crossover.

 

Con el trío de Mullin, Richmond y Hardaway, Golden State encabezó la NBA en puntos anotados para esa temporada de 1989-90, y en el partido 38, ante los Celtics de Boston, Mullin, Richmond y Hardaway anotaron por lo menos 20 puntos cada uno por primera vez, dando señal del potencial del trío. El equipo era llamativo, pero los Warriors no consiguieron consistencia. Habían arrancado mal la temporada, pasaban pr rachas de victorias y derrotas entre la temporada, y al final no clasificaban a los playoffs.

 

RUN-TMC: LA CONSAGRACIÓN

 

En el primer partido de la temporada 1990-91, los Warriors enfrentaban a los Nuggets de Denver, y apareció el poderío completo del Nellie Ball.  Con una ofensiva veloz, los Warriors anotaron 162 puntos sobre los 158 de los Nuggets. Hasta la fecha, sigue siendo el partido con más puntos en la historia de la NBA sin haber entrado a tiempos extra. Hardaway entraba a su segunda temporada mucho más aclimatado a la NBA y a sus compañeros, en especial a Richmond y Mullin y sus patrones de movimiento.

 

La aficiono de Golden State tenían todas las razones para emocionarse con el trío de Hardaway, Richmond y Mullin quienes desde el arranque de la temporada se les reconocía genéricamente como el Big Three. Pero a mitad de temporada, el periódico The San Francisco Examiner lanzó un concurso abierto para apodarlos de otra manera. El periódico se acercó a los mismos jugadores con las diferentes propuestas, y apareció Run-TMC.

 

 

El nombre hace una referencia directa al grupo legendario de hip-hop, Run-DMC, y hablando con la revista SLAM, Richmond explicó: “Run-DMC era uno de los primeros grupos de rap que la mayoría de la gente realmente notó. Definitivamente nos gustaba el apodo”.

 

Los Warriors tendrían llenos completos en todos sus partidos en casa, y en una época en la que el internet no existía y mucho menos los videos virales, Run-TMC constantemente aparecía en los resúmenes deportivos y las mejores jugadas de la semana. Eran explosivos y divertidos, pero por mucha eficiencia ofensiva que demostraba el Nellie Ball, la estrategia conllevaba limitaciones claras en la defensa. Un claro ejemplo es la derrota que tuvieron ante el Magic de Orlando con marcador final de 131 a 119, a pesar de que el Hardaway, Richmond y Mullin anotaran 30 puntos o más cada uno.

 

Al final de la temporada, los Warriors celebraban, consiguiendo un récord de 44-38, el mejor en sus últimos nueve años, y clasificarían a la postemporada. El trío promediaba 72.5 puntos por partido, y eran un peligro evidente para las defensas que lo enfrentaban. En el primer round de los Playoffs, los Warriors sorprenderían a los Spurs de San Antonio que contaban con David Robinson, Sean Elliot, Rod Strickland, Willie Anderson y Terry Cummings. Lo hacían con cierta facilidad, sacando la serie tres juegos a uno. Pero en la segunda ronda, enfrentaban a los Lakers de Los Ángeles. El talento de Magic Johnson con James Worthy, A.C. Green y Vlade Divac fue demasiado, y terminarían la temporada para los Warriors en cinco partidos.

 

Durante la siguiente temporada, el 1 de noviembre de 1991, Mitch Richmond sería enviado a los Kings de Sacramento por el novato Billy Owens. Owens ofrecía más altura al cuadro de los Warriors y en su momento, Nelson creía que haría al equipo más completo, declarando que “estaba bajo presión para hacer el equipo más grande”. Los Warriors mejorarían su récord a 55 victorias esa temporada, y Owens, en sus tres temporadas con los Warriors fue bastante sólido promediando más de 15 puntos y 8 rebotes por partido. Sin embargo, marcó el final del Run-TMC y en general, aunque fue bastante efectivo, Owens no logró tener el impacto esperado al equipo. En otra entrevista, Nelson se lamentó, diciendo que “jamás haría ese intercambio de nuevo”.

 

Con el fin de la corta pero explosiva era de Run-TMC, Richmond terminaría en seis participación en Juegos de Estrella y los Kings le retirarían su jersey en el 2003. En 1996, los Warriors enviaron a Hardaway al Heat de Miami y en 1997, Chris Mullin a los Pacers de Indiana. Los tres mantuvieron un nivel alto en la NBA, e individualmente teniendo carreras exitosas. Hardaway y Mullin estuvieron cerca de ganar un campeonato de la NBA, mientras Richmond obtuvo un anillo de campeonato con los Lakers de Los Ángeles en 2002, aunque no estaba teniendo mucha participación en la cancha.

 

En el 2011, Chris Mullin fue introducido como miembro del Salón de la Fama, y en 2012, el entrenador Don Nelson recibió el mismo reconocimiento. En 2014, Richmond se unió, mientras Hardaway quedó finalista. La corta duración de Run-TMC no afectó el impacto que tuvo en la NBA. El Nellie Ball se estableció como precursor del estilo de juego que vemos hoy en día en la NBA, y el trío representó la cultura de los inicios de los 90, a lado del hip-hop y en búsqueda de nuevos formatos para romper esquemas de décadas pasadas.

 

Recomendadas:

Cine y Basquetbol: White Men Can’t Jump

Starbury: Una Historia Contra la Industria Millonaria

Del Sueño al Recuerdo: Hakeem Olajuwon y Etonic

 

COMPARTE ESTA NOTA