fbpx

El Regreso de Boogie

TEXTO: LA CANASTA

 

A un poco más de la mitad de la temporada, los Warriors de Golden State están cómodamente colocados en la posición número uno de la Conferencia del Oeste de la NBA, la conferencia más competida y saturada de talento. Claramente, la noticia no es sorpresa. El equipo actual de los Warriors ha estado en las discusiones de los equipos históricamente más dominante de la NBA. Han ganado tres campeonatos en los últimos cuatro años, están repletos de talento y no parecen ejercer demasiado esfuerzo para conseguir sus victorias. Así que su posición en lo alto se esperaba. Pero por si fuera poco, el momento temido y para muchos odiado se acerca. DeMarcus Cousins parece estar listo para regresar a las canchas y Golden State ahora tendrá disponible su monstruo de cinco cabezas como cuadro titular.

 

Imagen vía DeMarcus Cousins

 

Cuando los Warriors seleccionaron a Steph Curry con la selección número siete en el Draft del 2009, se podría decir que iniciaron la reformación del equipo. Han pasado casi diez años desde entonces, pero Golden State le dio una vuelta exitosa a su franquicia en relativamente poco tiempo. Con el cambio de dueño en 2010 – cuando Chris Cohen vendió la franquicia a Peter Guber y Joe Lacob que lideraban un conjunto de 19 personas para adquirir el equipo en 450 millones de dólares – llegaron muchas transacciones que formarían el equipo que conocemos hoy. Recordemos que fue Mark Jackson quien fue contratado como entrenador del equipo y transformó el estilo de juego, pero la gerencia también acertó con las selecciones de Kay Thompson en 2011 y en 2012 de Harrison Barnes y Draymond Green. Entre intercambios y agentes libres, surgía el conjunto alrededor de los “Hermanos Splash”.

 

En 2014 se escuchaban los rumores de la salida de Mark Jackson a pesar de haberlos llevado a la postemporada y llegaba Steve Kerr como el nuevo entrenador. Para entonces mantenían a David Lee y Andrew Bogut, además de las adquisición reciente de Andre Igoudala. Agregarían a Shaun Livingston y Leandro Barbosa, y Kerr entraba con un equipo completo y talentoso. Dominaron la temporada con un récord de 67-15, y arrasarían en la postemporada para convertirse en los campeones de la NBA, Curry además recibiendo el trofeo de Jugador Más Valioso (MVP) del año.

 

La siguiente temporada llegarían a las finales de la NBA nuevamente, pero perderían ante Cleveland liderado por LeBron James y Kyrie Irving.

 

Es aquí cuando empieza la publicitada historia de odio que han cargado los Warriors, aunque de alguna manera, tampoco ha sido su culpa. Antes de perder el campeonato contra Cavs, los Warriors derrotaron al otro equipo talento de la Conferencia Oeste, el Thunder de Oklahoma City, liderados por Russell Westbrook y Kevin Durant. Durant, un agente libre – asumimos que frustrado con la derrota – decidió firmar con los Warriors. Este momento es demasiado conocido para darle mucho texto. Para resumirlo en una oración, Durant se volvió una figura odiada, y se llevó algo de eso a los Warriors, un equipo que ya era increíblemente dominante firmando a uno de los jugadores más dominantes de la liga.

 

¿Qué se puede hacer? No fue sorpresa. Golden State conseguiría dos campeonatos consecutivos, ya con Steph Curry, Kay Thompson, Draymond Green y Kevin Durant en el cuadro titular. ¿Y cómo defender?

 

Llegamos al tema del día, DeMarcus “Boogie” Cousins. Cousins es una presencia dominante a sus 2.11cm y 125 kilos. Se esperaba el talento y la fuerza de la selección número cinco del Draft del 2010, y a lo largo de su carrera ha mantenido su maduración como jugador, y ha promediado 21.5 puntos por partido, 11 rebotes y 3 asistencias, 1 robo y 1 bloqueo. En el 2016 llegó a los Pelicans para formar un dúo versátil de torres gemelas contemporáneas, habilidosos con la capacidad de poner el balón sobre la duela, y puntería desde la línea de tres puntos.

 

Para no olvidar lo dominante que es Cousins, recordemos que hace un año anotó 44 puntos, tomó 24 rebotes y tuvo 10 asistencias en una victoria sobre Chicago, logrando estadísticas de este nivel por primera vez desde 1972 cuando Kareem Abdul-Jabbar lo lograba.

 

 

Fue hace un año, y no lo hemos visto desde entonces, pero el suceso fue que un poco más de una semana después, Cousins estaba en el quirófano operándose el tendón de Aquiles.

 

Así, con meses de inactividad terminaría la campaña y con carta de agente libre. Entran los Warriors y le ofrecen 5.3 millones de dólares. Cousins – seguramente viendo el brillo de un anillo de campeonato más que unos millones de dólares – tomó el contrató y lo firmó. Nos es difícil imaginar con qué otro equipo hubiera firmado por 5.3 millones de dólares, considerando lo desbordante que son los contratos para jugadores con el talento de Cousins. En su defensa, estaba inactivo con una lesión, dijo que no tenía ofertas, y de hecho no sabemos cómo será su regreso. ¿Qué mejor “riesgo” que firmar un pequeño contrato que probablemente lo acercaría al campeonato más “fácil” de su carrera?

 

Y entonces, se acerca la fecha. Cumpliéndose básicamente un año desde su último partido en la NBA. “Boogie” – que se traduce a algo parecido a “Cucuy”, la figura legendaria para insertarles miedo y orden a los niños – está a punto de regresar para darle, a su manera, algo de miedo agregado a lo que representan los Warriors para las defensas de la NBA.

 

Cuando se anunció la contratación de Cousins por parte de los Warriors, muchos aventaron sus cosas y gesticularon con incredulidad y disgusto. No era justo ni tenía sentido ver esta temporada cuando un equipo reúne cinco jugadores en su cuadro titular que asemeja más un equipo de Juego de Estrellas. Los Warriors no arrancaron la temporada como se esperaba, pero aún así, con sus “problemas” están hasta arriba de la tabla de la Conferencia Oeste.

 

Tal vez no funciona, pero tal vez es cierto que ya no vale la pena tener esperanzas porque los Warriors ganarán otra vez el campeonato. No sabemos. Tampoco hay que descalificar las grandes campañas que han tenido equipos como los Raptors y los Bucks en el Este, o los Nuggets y el Thunder en el oeste. De cualquier forma, se espera ver a Cousins sobre la cancha ante los Clippers de Los Ángeles este viernes. Veamos.

 

Recomendadas:

Halleluka: Luka Doncic

El Resurgimiento: Derrick Rose

Se Acerca el Fin de los Warriors

 

COMPARTE ESTA NOTA