fbpx

Cine y Basquetbol: Uncut Gems con Kevin Garnett

TEXTO: DJATMIKO WALUYO

Es una película que contiene muchas joyas, un personaje obsesivo que toma decisiones irracionales mientras juega su dinero en apuestas, y una gran actuación de Kevin Garnett que pasa a la pantalla grande con naturaleza. Uno pensaría que combinar a Adam Sandler con Kevin Garnett terminaría con una película de comedia, pero durante cada uno de los minutos que transcurren, hay una tensión psico-emocional que deja a la audiencia angustiada. Uncut Gems, la película más reciente de los hermanos Safdie, que durante toda sus vidas han sido fanáticos de hueso colorado de los Knicks de Nueva York, crearon una de las mejores películas del último año que contiene un alto grado de suspenso, mucha intensidad, bastante basquetbol, y lejos de una comedia, una tensión reinante durante toda la película. Uncut Gems, en todos los sentidos, es una joya.

Imagen vía Kevin Garnett

Siendo aficionados de los Knicks durante los 90, cuando la franquicia tenía bastante talento, una organización funcional y campañas que terminaban en las Finales de la NBA, los hermanos Josh y Benny Safdie integraron elementos del baloncesto con mucha naturaleza dentro de una narrativa que podría describirse como una oda a la cultura joyera del conocido Distrito de Diamantes en Manhattan. Inicialmente querían trabajar una historia alrededor de Amar’e Stoudemire y los Knicks, pero las cosas no lograban concretarse y cuando los Safdie entrevistaron a Garnett, se quedaron completamente cautivados por su personalidad.

 

“El momento en el que hablamos con él, era ese tipo con el que no queríamos terminar la conversación por teléfono, y luego lo conocimos,” contó Benny Safdie. “Es un increíble orador de historias”.

 

Howard Ratner (Adam Sandler) es dueño de una pequeña joyería con pocos empleados, incluyendo a Julia De Fiore (Julia Fox), su asistente y amante. Ratner es bastante irresponsable con sus finanzas y la de su familia. Su esposa, Dinah Ratner (Idina Menzel) está harta de la relación que tienen, y aunque parece que están a un paso del divorcio, Howard Ratner llega a su casa, convive con su hijo y hace presencia en su hogar. El retrato del personaje nos da una ventana a la cultura judía neoyorquina y los problemas familiares comunes en una urbe moderna y enorme como la de Nueva York. Entre todo esto, uno de los empelados de Howard, Demany (Lakieth Stanfield), logra traer a Kevin Garnett a la joyería para curiosear en búsqueda de alguna pieza de su gusto.

 

La historia se lleva a cabo durante las Finales de la Conferencia del Este del 2011-12 entre los Celtics de Boston y los 76ers de Filadelfia. Siendo un viaje de menos de dos horas entre Filadelfia y Nueva York, Garnett llega a la tienda y de Howard Ratner y se obsesiona con un ópalo negro recién llegado a la tienda de contrabando desde Etiopía. Ahí empieza una cadena de interacciones tensas entre el personaje de Adam Sandler y Kevin Garnett durante mientras transcurre la serie de postemporada. Sin hablar más de la película, Howard Ratner es el centro de la historia, y es un personaje plagado de fallas de carácter: obsesivo, apostador, infiel, y aunque ha tenido un éxito financiero, también se posiciona constantemente cerca de la mala suerte.

Imagen de Keith Allison / Wikicommons

Por otro lado, Kevin Garnett, aunque su papel es sí mismo, luce cómodo y natural ante la cámara. Años de competir bajo el estrés de las miradas de millones de aficionados, la presión de ser el pilar principal de un equipo de campeonato en el nivel más alto de competencia, era normal que Garnett encontrara comodidad bajo las luces del séptimo arte. La disciplina que llevó a Garnett a convertirse en superestrella entre la élite mundial del baloncesto lo tradujo a la actuación.

“Te das cuenta lo mucho que trabajó en su actuación, así que probablemente trabajó tres veces más duro sobre la cancha”, resaltó el productor Sebastian Bear-McClard. “Y eso es lo que es especial de él. Estaba en set sudando como si fuera el cuarto cuarto de un juego de postemporada, profusamente. Un pinche sudor de nivel Patrick Ewing. Entre la toma uno y la toma cinco, te preguntabas si iba a encajar la toma con tanto sudor. Fue increíble”.

En algún momento, Garnett volteó a ver al director, Josh Safdie, y le dijo “coach”. Pues Garnett entró a un escenario nuevo, un reto desconocido y sacó la casta de campeón que tiene. Josh Safdie describió a Garnett como “apasionado por todo” y como el competidor que es, KG les agradeció a los hermanos Safdie por presentarle un reto nuevo.

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Don’t fuck with The Big Ticket. 💎🎟️⁣ @tic_pix is “AN INSTANT CLASSIC” in #UncutGems ↑↑↑↑↑↑

A post shared by Uncut Gems (@uncutgems) on

Uncut Gems es absorbente en su narrativa, antropológica en su manera de retratar el Distrito de Diamantes de Manhattan y en su estudio de personaje mientras se ve reflejada la vida de apostadores obsesivos que entienden los riesgos y la angustia que requiere el éxito en su ámbito. No hay momentos de descanso. Los hermanos Safdie crean un juego de vaivén emocional constante, de manera de ensueño, logran involucrar su propia afición al baloncesto, la NBA e incluyen a una de las grandes estrellas que ha tenido el deporte en las últimas décadas.

“Actuar es preparación, como cualquier otra cosa”, recalcó Garnett, quien comparó la situación como la disciplina y el estudio que hacía previo a cada partido de la NBA. “No quería fallarles. Ellos tomaron un riesgo conmigo estando ahí, jugando ese papel, lo menos que podría ser es llegar como un profesional”.

Reflejando una mentalidad enfocada en los objetivos, Garnett agregó: “Alguien me enseñó: ‘Hay que saber a dónde te diriges cuando sales de la casa”.

Recomendadas:

Cine y Basquetbol: White Men Can’t Jump

LeBron James a Los Ángeles: El Negocio y el Deporte

Del Sueño al Recuerdo: Hakeem Olajuwon y Etonic

COMPARTE ESTA NOTA