fbpx

La Historia del 12, 23 y 45 de Jordan

TEXTO: LA CANASTA

El 14 de febrero de 1990, los Bulls de Chicago viajaban a Orlando para enfrentar al Magic que pasaban por su primera temporada en la NBA como equipo de expansión. Orlando sería el último de una gira de seis partidos como visitantes. Previo al partido, el jersey de Michael Jordan fue robado.

Fotografía de Andrew D. Bernstein vía NBAE

Hasta la fecha, los detalles del suceso no son claros, pero el equipo no tenía repuesto. En su momento, el cuerpo de seguridad de la Arena Orlando – hoy en día el Amway Center – entrevistó a sus empleados e hicieron una búsqueda por todo el edificio. No tuvieron suerte. Según el relato del periodista Sam Smith, los Bulls incluso buscaron entre los aficionados para ver si alguno tendría un jersey que le quedaría a Jordan, pero tampoco lo lograron. Al final, el equipo optó por la opción de un jersey número “12” que tenían de repuesto. 

Jordan crearía una imagen casi surreal al pisar la cancha con el 12 y un jersey que ni siquiera tenía bordado su apellido. Jordan además ya se había establecido como la figura más popular del deporte, el nuevo rostro de la liga, había sido nombrado Jugador Más Valioso en 1988, y haciendo su número 23 parte de la cultura general estadounidense.

Los Bulls en ese entonces aún seguían en ascenso, no lograban pasar por encima de los dominantes Pistons de Detroit en la Conferencia del Este, pero ya presumían el cuadro joven y talentoso que marcaría el legado del primer tricampeonato, incluyendo a Scottie Pippen, Horace Grant, John Paxson y Bill Cartwright en el cuadro titular, además de Jordan. Era el primer año de Phil Jackson como entrenador en jefe, y llegaban con un récord de 29-19 a Orlando, marcados como favoritos para enfrentar un Magic con récord de 14-33. 

Con el 12, Jordan lideraría al equipo, anotando 49 puntos, pero los Bulls perderían el partido en tiempo extra con marcador final de 135 a 129.

El número que asociamos con Jordan es el 23, dibujado sobre el clásico jersey rojo de los Bulls. Pero el primer número que utilizó fue el 45 durante sus primeros años en el equipo menor (junior varsity) de Emsley A. Laney High School en Wilmington, Carolina del Norte. El número era el mismo que utilizaba su hermano mayor, Larry Jordan, en el equipo mayor (varsity) de la escuela. De niños, era Larry quien dominaba a Michael en la cancha, lo llevaba al límite y lo forjó para desarrollar los inicios de una mentalidad extrema de competitividad.

Cuando Michael por fin logró entrar al equipo mayor de Laney High, el 45 lo seguía utilizando Larry, y Michael eligió el jersey 23, un número simbólico y en respeto a su hermano mayor, pues era la mitad aproximada del 45. Con los años, Jordan se apropiaría del 23 como su número, incluso utilizándolo cuando pasó a los Tar Heels de la Universidad de Carolina del Norte, y creando un legado propio que conocemos hoy en día.

Fotografía por Hugh Morton vía UNC Library

Después de su primer retiro, Jordan utilizó el 45 en su corta carrera en el beisbol y después en su regreso a la NBA en 1995. “No quería regresar al 23 porque sabía que mi padre ya no estaba ahí para verme jugar, y sentí que era un comienzo nuevo”, mencionó Jordan. 

Durante la postemporada de ese año, los Bulls enfrentaban a Orlando en las Semifinales de la Conferencia del Este. Pero este equipo era completamente diferente al de 1990. Presumían a un elenco joven y extremadamente talentoso con Shaquille O’Neal, Anfernee Hardaway, Nick Anderson, Dennis Scott y el conocido Horace Grant. En el primer partido de la serie, Nick Anderson le robó el balón a Jordan en los últimos segundos para asegurar la victoria. Posterior al partido, Anderson declararía: “ el número 45 no explota como lo solía hacer el 23”.

El siguiente partido, Jordan apareció con su clásico 23, y anotó 38 puntos para guiar a los Bulls a una victoria 104-94 para empatar la serie. En el tercer partido, Jordan anotaría 40, pero Orlando ganaba el partido y eventualmente, la serie en seis partidos. 

El siguiente partido, Jordan apareció con su clásico 23, y anotó 38 puntos para guiar a los Bulls a una victoria 104-94 para empatar la serie. En el tercer partido, Jordan anotaría 40, pero Orlando ganaba el partido y eventualmente, la serie en seis partidos. 

Recomendadas:

El Armamento de 1986: Converse Weapon

Los Eternos Chuck Taylor

Del Sueño al Recuerdo: Hakeem Olajuwon y Etonic

COMPARTE ESTA NOTA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *