fbpx

La Lotería y el Premio: Zion Williamson

TEXTO: DJATMIKO WALUYO

 

Zion Williamson es un fenómeno atlético que ha sido el foco de un sinnúmero de videos virales donde luce su gigantesco salto y poderío en clavadas. Pero es mucho más que un gran atleta, si no, no sería considerado el mejor prospecto en los últimos diez años. Su visión en la cancha es amplia, es preciso con sus pases, distribuye el balón mientras busca jugadores haciendo cortes, es disciplinado en sus posiciones, así como en sus rotaciones defensivas, y es efectivo en muchas áreas del juego. Fuera de la cancha, es carismático, no tiene problemas con los entrenadores ni se ha visto involucrado en algún escándalo mediático; y él mismo recuerda la importancia que ha sido su mamá en lo que va de su vida, mostrando que sin importar el brillo de las luces, no pierde de vista los que lo han ayudado en su camino, y los objetivos que le siguen. Por todo esto y varios detalles más, se espera que el nombre de Zion Williamson se anuncie como la primera selección del Draft de la NBA que poseen los Pelicans de Nueva Orleans.

 

Imagen vía Duke

 

No ha habido otro jugador con mayor fama saliendo de la preparatoria desde que apareció LeBron James. Por supuesto que la realidad social es ligeramente diferente hoy en día. LeBron definitivamente no tenía una cuenta de Instagram, pues la app surgió en 2010, siete años después del primer año de LeBron en la NBA. Existía otro esfuerzo para poder tener una cámara de video, viajar a los juegos de preparatoria de LeBron y que estos salieran en la televisión. Con más de tres millones de seguidores en Instagram, centenares de personas grabando cada una de sus jugadas con teléfonos inteligentes, la viralidad de Zion Williamson pertenece a otra época. De todas maneras, es un hecho que no ha habido tanto ruido alrededor de un jugador desde que saltó LeBron James a la NBA; y con todo lo que ha hecho LeBron en su carrera y sus constantes comparaciones con Michael Jordan, estar poniendo el nombre de un adolescente de 18 años de edad a lado del de un talento generacional como él no es algo por tomar a la ligera.

 

Todo esto puede ocasionar muchas variantes en un adolescente. Lidiar con tanta atención, cámaras grabando cada minuto de tu día, paulatinamente convirtiéndote en una figura pública llena de expectativas puede traer una presión indescriptible. También puede formar un carácter competitivo, una mentalidad fuerte, y una obvia plataforma que se puede aprovechar para crecer tu nombre como una empresa personal. Todo indica que Zion Williamson ha hecho lo segundo.

 

A los 14 años de edad, cuando ya medía 1.93m y pesaba 84 kilos, Zion dio un paso importante para acaparar la atención mediática que ha explotado hasta el día de hoy. Con un equipo local sub-17, Zion participó en un torneo de la Unión Atlética Amateur (AAU, por sus siglas en inglés), en las afueras de Atlanta, que reúne varios equipos regionales con talento reclutado, así como caza talentos. Williamson hizo lo que lo ha hecho famoso, volar por encima de todos y dominar. Desde ese momento en adelante, las cámaras que lo seguían y la atención mediática fue creciendo de manera paulatina. La presión comenzaba y Zion respondía.

 

Imagen vía Spartanburg Day School

 

Conforme pasaron sus años pre-universitarios, Zion se volvió más popular aún con videos de sus jugadas constantemente circulando en redes sociales, pero los reclutadores comenzaban a tomar más en cuenta sus habilidades desarrolladas y no sólo su imponente físico que lo ayudaba dominar. Habían los que dudaban si tendría el mismo tipo de éxito en un nivel colegial cuando optó por unirse a la Universidad de Duke. Zion tendría que compartir la cancha con jugadores talentosos como R.J. Barrett, Cam Reddish e incluso Tre Jones, enfrentaría defensas establecidas y un basquetbol mucho más organizado. Zion simplemente apareció sobre la cancha y la dominó de nuevo. Pasó a ser un talento extremadamente interesante al prospecto número uno de la nación.

 

Imagen vía Wikimedia

 

Ahora a sus 18 años de edad, midiendo por encima de los 2m y pesando 130 kilos con un cuerpo esculpido y musculoso, presume un salto vertical de 102 cm que le permite estar constantemente volando encima de sus defensores. Es un espécimen físico impresionante al ver un cuerpo tan pesado y musculoso elevarse en el aire con gracia y potencia al mismo tiempo. Algunos comienzan a cuestionar si sus rodillas y su cuerpo en general resistirá la velocidad y presión física de la NBA, otros sobre su altura y el encaje de una posición en la liga actual, pero la última vez que se vio cuestionada la calidad de Zion sobre la cancha calló bocas para dejarlas abiertas. Ahora tendrá que hacer lo mismo.

 

Los equipos de la NBA estuvieron bastante atentos a Zion durante la temporada, y en especial los equipos en la parte baja de la tabla. Todos empezaban a visualizar el potencial de un jugador como Williamson llegando a la franquicia para darles un comienzo nuevo. El trabajo inverso de tener resultados negativos y temporadas perdedoras se ha vuelto un formato real para que las franquicias busquen reconstruir su cuadro con selecciones altas en el Draft. El claro ejemplo de esto ha sido Filadelfia, que iniciaron en 2013, y terminaron haciendo movimientos para estar dentro de las primeras tres selecciones del Draft durante cuatro años consecutivos, resultando en Joel Embiid, Jahlil Okafor, Ben Simmons y Markelle Fultz. Los 76ers ahora son de los mejores equipos de la Conferencia del Este.

 

Pero la NBA hizo modificaciones en el formato de la lotería del Draft para emparejar las probabilidades de obtener las primeras selecciones, un esfuerzo para que los equipos dejaran de ver como opción tener campañas perdedoras. Los equipos, sabiendo esto, aún terminaron enfilados hacia la parte baja de la tabla. Pero ni los Knicks, ni los Suns lo lograron. El nuevo formato funcionó y los Pelicans de Nueva Orleans ganaron la lotería de Zion Williamson.

 

No hay que cantarlo antes de que suceda, pero es lo más probable. Los Pelicans nombrarán a Zion Williamson como la primera selección del Draft; y lo atractivo de Williamson no sólo es el talento atlético y el impacto del juego que pueda tener, si no el rol económico que significa tener una de las figuras deportivas más atractivas del momento. Hay que recordar que las franquicias que son los equipos de la NBA son justamente eso, franquicias, empresas, negocios. Tienen dueños, directores, gerentes y diferentes departamentos operacionales porque el objetivo final es hacer dinero. Tener la oportunidad de agregar una pieza como Zion a tu empresa viene con demasiados valores agregados: venta de boletos, venta de mercancía, cobertura de medios, mercadotecnia y contrato con marcas patrocinadoras, por nombrar algunos.

 

Los Pelicans acaban de hacer un movimiento para enviar a su gran estrella, Anthony Davis, a los Lakers de Los Ángeles. Sin entrar a los detalles de la transacción y las implicaciones, señala un claro camino para abrirle paso a Zion Williamson como la cara fresca de la franquicia. Zion es un fenómeno dentro y fuera de la cancha. Figuras gigantescas como el Presidente Barack Obama atendiendo un partido de Duke para ver a Zion, o músicos como Jay-Z y Drake dándole mención clara a Williamson son parte de los beneficios que tiene una franquicia al agregar a este tipo jugador.

 

Imagen vía Wikimedia

 

Los Pelicans, sin embargo, no serán la única entidad beneficiada. Toda Nueva Orleans sentirá el impacto. Hay ciudades que albergan grandes franquicias de la NBA como Nueva York y Los Ángeles, o Miami y Chicago. Esas ciudades han hecho de sus equipos de NBA negocios exitosos y espacios atractivos para jugadores profesionales en búsqueda de una casa. Las ciudades ofrecen diferentes ambientes socioculturales y económicos que facilitan el éxito de una franquicia. También ayuda a que los jugadores codiciados vean a esos equipos con mayor interés, especialmente si son comparados con firmar un contrato que te hará vivir varios años en una ciudad como Cleveland, Detroit o Phoenix.

 

Nueva Orleans es un caso interesante porque tiene una historia multicultural y llamativa en muchos sentidos, pero no es un Nueva York o un Los Ángeles. Famosa por su escena musical, en especial el jazz, Nueva Orleans apareció con un equipo de expansión de la NBA 1974, nombrando, precisamente, Jazz al equipo. Pero cinco años después, el equipo estaba metido en problemas financieros y terminaría en Utah. Pasarían décadas hasta que en 2002, Nueva Orleans tendría un equipo de la NBA nuevamente cuando llegaron los Hornets, que eventualmente cambiarían su nombre a los Pelicans en el 2013. De Chris Paul a Anthony Davis, el equipo ha tenido pocas estrellas y poco éxito. Ha sido criticado por el mal manejo de la franquicia y los fanáticos no han encontrado la razón por estar demasiado entregados.

 

Todo esto parece cambiar a partir del Draft de la NBA 2019.

 

La ciudad entera está hablando de Zion, discutiendo su físico, su altura y una posible posición para él en el cuadro titular. Los Pelicans ya están disfrutando de nuevos fanáticos mientras residentes casuales comienzan a unirse a la conmoción. Los Pelicans, además de tener la primera selección del Draft de la NBA, también han hecho cambios, como la mencionada transacción que manda a Anthony Davis a los Lakers para recibir a Lonzo Ball y Brandon Ingram entre otras piezas como la selección número 4 del Draft, y también contratando un nuevo gerente general en David Griffin. Ya se siente un aire renovado alrededor del equipo, y el agregar a Zion Williamson a la ecuación sólo tendrá un impacto económico redondo. Dentro de las primeras 48 horas después de que los Pelicans recibieran la primera selección del Draft del 2019, la franquicia vendió tres mil paquetes de boletos para su siguiente temporada.

 

Por muchos años, el enfoque deportivo de Nueva Orleans ha sido su equipo de NFL, los Saints. Pero las cosas están cambiando este verano. Zion Williamson todavía no estaba jugando para Duke cuando sus videos ya estaban entrando a ESPN en su lista de las diez mejores jugadas, y las cámaras seguían religiosamente al adolescente en espera de esos momentos magistrales. Williamson todavía no es parte de un equipo de la NBA y mucho menos a jugado un solo minuto en la liga, pero su impacto ya es una realidad.

 

Sobre los hombros de un adolescente de 18 años de edad hay un gran peso que carga con todo el talento que tiene. Pero enfrentar eso y constantes cuestionamientos no es nuevo. Lo lleva haciendo desde los 14 años. Cuando se comprometió a la Universidad de Duke para iniciar su carrera colegial, se le cuestionaba el talento genuino como basquetbolista. ¿Es más que un atleta espectacular? ¿Cómo reaccionará ante un nivel elevado de competencia y organización? En el primer partido de la temporada con Duke, Williamson anotó 28 puntos, metiendo 11 de 13 tiros de campo y arrollando un fuerte equipo como el de Kentucky. La cosa estaba clara, Zion era serio, y los reclutadores no estaban equivocados ni confundidos por lo deslumbrante que eran sus vuelos y clavadas.

 

Nueva Orleans le puede venir a la perfección a Zion. Es una ciudad que no carga con la historia deportiva como otras, y es una oportunidad fresca donde no será comparado a otro jugador o una era exitosa del pasado. La comunidad es más pequeña y de menos glamour como Los Ángeles y Nueva York, y se reflejará en el recibimiento que tendrá. Nueva Orleans está lista para recibir con brazos abiertos a Zion, y ya sea que pueda seguir demostrando que su talento será igual de dominante en la NBA o no, el impacto se siente desde ahora.

 

Por muy grande que sea Zion Williamson, pareciera que su nombre ya es más grande que él mismo. Ahora sólo le tocará hacer lo que sabe hacer, jugar basquetbol, sostenerse en el aire, saltar las defensas, callar bocas, dejarlas abiertas, y ser un fenómeno.

 

Recomendadas:

Futuro Halcónico: Trae Young

Halleluka: Luka Doncic

Zion Williamson deja una Pequeña Carta de Amor a los Knicks

 

COMPARTE ESTA NOTA