fbpx

Pacquiao el Basquetbolista

TEXTO: DJATMIKO WALUYO

 

Para la mayor parte de la población, el nombre de Manny Pacquiao no necesita demasiada explicación. Incluso si uno no es seguidor del boxeo, Pacquiao es un nombre conocido, especialmente para los mexicanos que conllevan en su cultura general el boxeo como algo implícito, y lo han visto una y otra vez enfrentarse a boxeadores mexicanos como Juan Manuel Márquez. Podemos resumir que Pacquiao es uno de los grandes de todos los tiempos, nombrado el “Boxeador de la Década” en los 2000. Es el único boxeador en la historia en ser campeón mundial en ocho divisiones distintas. Ha ganado doce títulos mundiales, y ha sido uno de los boxeadores con más ganancias monetarias en la historia. En su país natal, las Filipinas, no se puede encontrar una figura más grande que él, fue elegido como diputado y senador, ha trabajado como actor, ha lanzado unos álbumes como cantante, ha distribuido sus riquezas en actos filantrópicos, y en lo que nosotros nos concierne en particular, ha tenido una carrera cercana al basquetbol durante toda su vida.

 

Imagen vía Manny Pacquiao

 

Pacquiao ha mencionado en diferentes ocasiones que su primera pasión deportiva fue el baloncesto, no el boxeo. A lo largo de su carrera como boxeador, mantuvo el baloncesto en su práctica como parte de régimen de ejercicio para mantenerse en forma. Recientemente publicó en su Instagram un recordatorio de su larga relación con el deporte.

 

 

 

 
 
 
 
 
View this post on Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

#throwback 🏀

A post shared by Manny Pacquiao (@mannypacquiao) on

 

 

BALONCESTO EN LAS FILIPINAS

 

Hay que explorar la obsesión cultural que las Filipinas ha desarrollado sobre el basquetbol a lo largo de su historia. Hace más de cien años, el basquetbol y el beisbol fue introducido al país – aunque oficialmente las Filipinas no fue reconocido como nación hasta después de la Segunda Guerra Mundial – por profesores estadounidenses a través del sistema escolar de la YMCA (Young Men’s Christian Association). Para 1910, el baloncesto se estableció dentro del sistema escolar público, tanto para niños como niñas, y la popularidad del deporte creció extremadamente rápido. Tenía sentido. A diferencia del beisbol, no se requiere de un campo enorme, y aunque se pueden improvisar juegos de beisbol bajo circunstancias limitadas, un aro y un balón son mucho más fáciles de replicar incluso en espacios restringidos.

 

El baloncesto siguió creciendo aceleradamente en las Filipinas, y el país participó en los Juegos Olímpicos de 1936 en Berlín donde quedaron en quinto lugar. En 1954, las Filipinas obtuvieron el bronce en la Copa Mundial FIBA, marcando la única vez hasta la fecha que un país fuera del continente americano o europeo consiguiera medalla. En los Juegos Asiáticos, las Filipinas han obtenido cuatro medallas de oro. 

 

“Hay recordatorios sutiles en todo el país del pasado colonial de los archipiélagos,” explicó el fotógrafo Dave Carswell a Lyfstyl. “Lengua, comida, arquitectura, infraestructura y deporte, todos son resacas de adaptación proveniente de un imperialismo flagrante. Lo que destaca del basquetbol es la manera en la que ha sido adaptado para acomodarse al físico de los filipinos, las condiciones de juego, y las amenidades disponibles. Sirve como un ejemplo hermoso de un forje de identidad cultural contemporánea en unas Filipinas pos-coloniales”.

 

Con el paso del tiempo, el baloncesto se convirtió en un fenómeno sociocultural en las Filipinas, completamente insertado en el país, y es notable a nivel comercial también. Las ciudades están tapizadas de anuncios y espectaculares con toques de basquetbol, la liga profesional, la Asociación Filipina de Baloncesto (PBA, por sus siglas en inglés), es extremadamente popular, la moda está totalmente influenciada por el basquetbol, en especial por los tenis, y Nike catalogó al país como su tercer mercado más grande después de los EUA y China. El baloncesto en las Filipinas es enorme.

 

PACQUIAO EL BASQUETBOLISTA

 

En junio de 2014, Pacquiao fue nombrado como el entrenador en jefe de una franquicia nueva de la PBA, el equipo de Kia Motors, nombrado Sorento/Carnival, en su momento. El equipo además eligió a Manny Pacquiao en el draft de ese año con la selección número once. “Necesito demostrar que mis habilidades no están limitadas al boxeo, si no en el basquetbol también”, mencionó Pacquiao en una conferencia de prensa llena de medios después de su nombramiento con el nuevo equipo.

 

Para ese año, Pacquiao ya era Pacquiao, en las Filipinas y en el mundo. Ya era la gran figura con múltiples campeonatos mundiales en el boxeo. Pero ya había demostrado su interés en diferentes ámbitos, y no era la primera vez que Pacquiao se involucraba con el baloncesto. Pacquiao es co-propietario de las Pacquiao Powervit Pilipinas Aguilas de la ABL (Asean Basketball League), y también es dueño de un equipo de la Liga de Desarrollo de la PBA, los MP Hotel Warriors, que debutaron en el 2014. Pero volverse jugador, a nivel profesional, la cosa cambiaba. Era claro que Pacquiao no jugaría muchos minutos, y tendría dificultad estando constante como entrenador considerando su carrera activa como boxeador en la que ya se estaba promocionando la pelea contra Floyd Mayweather. No obstante, Pacquiao, el basquetbolista, continuó.

 

Su temporada como novato, sin embargo, resultó más complicado de lo esperado, anotando 0 de 6 tiros de campo, y uno de dos tiros libres para promediar 0.3 puntos por partido en cuatro apariciones. El siguiente año, después de anotar su primera canasta en el partido inaugural de la temporada, el público filipino enloqueció.

 

 

Pacquiao es celebrado y adorado por la nación entera.

 

El nombre de Manny Pacquiao además tiene connotaciones tan sagradas en las Filipinas que aparentemente hasta hay una ley no oficial de blasfemia. A inicios de 2015, el ex jugador de la Universidad de Kentucky y ex jugador de la NBA (Magic, Thunder y 76ers), perdió su trabajo como basquetbolista profesional en la PBA donde jugaba para los Purefoods Hotshots por lanzar una crítica a Pacquiao. El entonces jugador de 24 años había enfrentado el equipo de Pacquiao y declaró después del partido: “Eso es una burla. Es parte de la burla de la que hablaba. Boxeador profesional, sí, ok. Diputado, está bien. Jugador de basquetbol profesional, no, es una burla. De verdad, es una burla.”. Orton terminó fuera de los Purefoods Hotshots. Después de su despido, el estadounidense terminaría pasando a la G-League de la NBA y luego continuar jugando en diferentes equipos alrededor del mundo.

 

Pacquiao dejaría de ser el entrenador en jefe del equipo en 2017. Ese año, el boxeador inauguró una liga de basquetbol semi profesional, la Liga de Baloncesto Filipino Maharlika, también conocido como la MPBL. Actualmente tiene 26 equipos y varias televisoras que transmiten los partidos. Una curiosidad de la liga es que instauró un reglamento limitando a los equipos a sólo un jugador con sangre extranjera, promoviendo al talento nacional, pero sobretodo, dicho jugador no podría medir más de 1.93m. Pacquiao, como muchos lo saben, no es muy alto, o bien, tal vez es bastante bajo, midiendo 1.66m; pero eso es incluso ligeramente arriba del promedio nacional de 1.63m. Tal vez tiene sentido, tal vez no, pero el reglamento permite un juego disputado entre más atletas nacionales, o por lo menos neutralizar las desventajas de altura que podrían tener en un deporte privilegiado para los altos. 

 

¿PACQUIAO VS MAYWEATHER II?

 

El pasado mes de enero, Pacquiao se encontró con Mayweather en un partido de los Clippers de Los Ángeles y subió el video del encuentro en sus redes sociales. Ambos se sonríen y se saludan. Se hablaba de una revancha entre los dos boxeadores, y luego Pacquiao incluso levantó un retó a Mayweather pero en un partido de baloncesto, uno contra uno, y en equipo, cinco contra cinco. Son los dos peleadores que marcaron la época moderna del boxeo, las figuras más reconocidas dentro y fuera del cuadrilátero, pero ambos han coqueteado con el baloncesto a lo largo de los años. Es muy probable que simplemente aprovechan sus plataformas masivas paras seguir bajo la lupa de los aficionados e inversionistas. O bien, cualquier cosa por unos likes.

 

La historia de Pacquiao es grandiosa. Pacquiao dejó la escuela a los 12 años de edad porque su familia no tenía los medios para sobrevivir y se convirtió en uno de los atletas más reconocidos y mejores pagados en el mundo. Es inspirador para cualquier persona buscando salir adelante. El boxeo llevó a Pacquiao al estrellato, a establecer su legado en el deporte, a convertirse en millonario, y dándole paso para salir a explorar diferentes posibilidades, la mayoría en sintonía con sueños, deseos y objetivos fuera del ring. Es por eso que vemos a Pacquiao el político, el cantante, y el basquetbolista. El filipino aprovecha su estatus y dinero para ser feliz y ayudar a los demás. Así que a eso no hay más que aplaudirle a Manny Pacquiao, uno de los boxeadores más grandes que ha visto el deporte, y sí, también un basquetbolista.

 

Recomendadas:

AND1: Una Historia Callejera

El Arte de Posterizar

Shaq: Más Grande que Sí Mismo

 

COMPARTE ESTA NOTA