fbpx

Melo: Un camino nuevo

 

TEXTO: LA CANASTA

 

Ha sido un declive que se podría considerar poco meritorio para Carmelo Anthony considerando la carrera que le ha ofrecido al basquetbol y a la NBA. El declive es algo inevitable en la vida de un atleta, y en la vida en general, pero es más sencillo ser testigos de una decadencia deportiva simplemente porque la longevidad, de hecho, es corta, no larga. Aún en las carreras consideradas longevas, como la que vemos hoy en día con Vince Carter, éste ya es considerado un “viejo”, y en la vida tal vez aún es joven a sus 41 años, y a una semana de cumplir 42. Claro, es relativo, pero Melo tiene 34 años. Melo puede presumir una de las carreras más exitosas en la era contemporánea de la NBA. Por infortunio, la memoria es cada vez más corta en la era digital, y de pronto todos dicen lo pésimo que es Carmelo e incluso se mofan de verlo pasar de un equipo a otro sin éxito. Ahora se anunció que los Rockets estarían enviando a Anthony a los Bulls, pero es poco probable que sea su última parada.

 

Imagen vía Carmelo Anthony

 

Empezemos con la noticia. La breve historia de Anthony con los Rockets de Houston ya llegó a su anunciado fin oficial, según reportes.

 

Adrian Wojnarowski de ESPN fue quien lo reportó primero, anunciando que los “Rockets de Houston han acordado a intercambiar a Carmelo Anthony y dinero en efectivo a los Bulls de Chicago, fuentes de la liga le declaró a ESPN”, después agregando vía Twitter que “Anthony no jugará un partido para los Bulls, la liga le declaró a ESPN. Será liberado y se convertirá en agente libre si pasa la excepción”.

 

 

 

Esto se haría oficial el martes, y le abriría la puerta a todos los equipos en explorar la idea de ofrecerle un contrato a Anthony. Sería difícil no pensarlo. Anthony, como mencionamos, ha tenido una carrera impresionante, aunque los fanáticos e incluso los periodistas son rápidos en olvidar lo efectivo que era Anthony. El talento ofensivo impactaba el juego de inmediato, pero han pasado dos cosas: 1) el juego de la NBA evolucionó a otro en un lapso relativamente corto que ha rebasado el estilo de Melo, y 2) Anthony no ha encontrado la manera de modificar su forma de jugar para adecuarlo a su físico conforme envejece y la NBA cambia.

 

Carmelo Anthony fue la selección número tres del 2003, la generación del Draft que introdujo a LeBron James, Chris Bosh y Dwayne Wade entre otros nombres talentosos pero sin el desarrollo de estatus de estrella.

 

Imagen vía Wikimedia Commons

 

Fueron los Nuggets de Denver quien seleccionaron a Anthony, y éste los lideró hacia la postemporada en cada una de las campañas con el equipo (2004-2010), cambiando por completo la imagen y dirección de la franquicia. Tan sólo una temporada antes, los Nuggets tenían un récord de 17-65, con Anthony insertado en el cuadro titular como novato, el equipo mejoró a 43-39. Pero después de siete temporadas, Melo quería un cambio de escenario.

 

Arrancando la siguiente temporada (2010-2011) con los Nuggets, Anthony ya había solicitado un cambio y el equipo terminaría enviándolo a los Knicks en un intercambió que involucró doce jugadores en total. Aún joven pero con varias temporadas de experiencia, Anthony sería un factor importante en el juego de los Knicks, pero nunca lograron dar ese paso extra para convertirse en un equipo de élite.

 

Con Nueva York, Melo pasaría siete temporadas, y aunque su explosividad ofensiva era notable, el éxito del equipo no aparecía. En la temporada del 2013-2014, Anthony terminó con promedios de 27.4 puntos por partido, 8.1 rebotes y 3.1 asistencias, pero Nueva York no llegaba a la postemporada, que marcaría la primera vez que sucedía eso para Melo.

 

Imagen vía Wikimedia Commons

 

En las siguientes temporadas, los Knicks no mejorarían, incluso empeorarían, Melo pasaría por una lesión de rodilla, pero aunque sus estadísticas se mantenían relativamente estables en ese lapso, surgían fricciones con el entonces presidente de los Knicks, Phil Jackson. Además, una de las aficiones más duras y contundentes de la NBA, la de los Knicks, también ponían el rostro de Melo junto el fracaso del equipo.

 

Esas temporadas empezaban a bombardear a Melo con críticas, pero sus números no eran malos, simplemente no cuajaban bien las cosas. Al final el cambio se haría, los Knicks enviarían a Anthony a Thunder y empezaba otra era tanto para Nueva York como para Anthony.

 

Junto a Russell Westbrook y Paul George, el nombre de Carmelo Anthony se ligaba con la idea de un “Big 3” de Thunder. El experimento no funcionó. Los números de Melo bajaron notablemente, promediando 16 puntos, pero sobretodo en el porcentaje de efectividad se notaba. Se puede argumentar claramente que Anthony jamás había compartido la cancha con figuras del tamaño de Westbrook y George, y el ajuste fue demasiado para él. De cualquier manera, la cosa no pintaba bien y Thunder se deshacía de Anthony después de una sola campaña. Llegaba a los Hawks de Atlanta quienes le compraron su contrato y quedaría como agente libre.

 

Serían los Rockets quienes probaban suerte, teniendo bien en mente las capacidades de Anthony sobre la cancha y aprovechando la “oferta”. Houston firmó a Anthony por 2.4 millones de dólares, el salario mínimo de veterano, pero si el experimento con Oklahoma City no salió bien, el de Houston salió bastante peor. Apenas habían transcurrido diez partidos de la temporada cuando los Rockets anunciaban que se separarían de su relación con Anthony. El entrenador, Mike D’Antoni – quien también entrenó a los Knicks durante la época de Anthony – declaró que las cosas simplemente no encajaron bien y que “nunca quisieron faltarle el respeto a Anthony y su carrera. Estará en el Salón de la Fama”.

 

Ha pasado poco más de dos meses desde entonces y ahora Anthony se encuentra sin contrato, según los reportes, y estaría libre para explorar sus opciones para ir cerrando una condecorada carrera llena de fuertes altibajos en los últimos años.

 

Anotemos algo. A lo largo de su carrera de 16 temporadas, Anthony ha acumulado un promedio de 24 puntos por partido, 6.5 rebotes, y 3 asistencias. Es uno de los seis jugadores en la historia de la NBA en registrar por lo menos 24 mil puntos, 6 mil rebotes, 2,500 asistencias, mil robos y mil canastas de tres puntos. Además, Anthony mantiene el récord por más puntos anotados en el histórico Madison Square Garden cuando consiguió 62 puntos el 24 de enero de 2014.

 

Melo ha recibido palabras y críticas duras por parte de la afición y los medios. Bombardeados constantemente de las “estrellas del futuro” en redes sociales, viendo adolescentes maniobrar con locura sobre las canchas de basquetbol, observando esta temporada en la que no hay defensa y los marcadores finales son desmedidos, las temporadas de Melo en las que renovaba a los Nuggets, elevaba el nivel competitivo de los Knicks e incluso participaba en la campaña de OKC en la postemporada, queda rápidamente en el olvido.

 

El basquetbol es de equipo y hay muchos factores en juego para el éxito de una franquicia, e incluso la de un jugador. Montar las piezas adecuadas alrededor de los jugadores disponibles, mantener armonía en el equipo, actualizar la técnica y la táctica año tras año, forman parte de un equipo con éxito. Melo, como atleta, como estrella de basquetbol, tiene sus responsabilidades. Es cierto que Anthony no ha mejorado su defensa, que la NBA evolucionó y lo rebasó en varios aspectos, que seguramente ha mostrado problemas de actitud, y que además no ha logrado aprender nuevas formas de jugar para adaptar su físico y su talento al estilo actual.

 

Pero en la cancha de basquet no se juega solo, y tal vez nunca tuvo la fórmula adecuada en su alrededor para poder dar un salto más grande junto a un equipo. Ni queremos imaginar el estrés, la presión y lo complicado que es ser un basquetbolista compitiendo contra lo mejor del mundo y enfrentar la psicología de años de crítica como lo ha hecho Melo. Con la naturaleza competitiva, es sólo de esperarse que Melo quiera ser titular y demostrar que sigue entre los grandes.

 

Como seguidores del deporte, hay que reconocer que Anthony ha tenido una carrera exitosa y le ha ofrecido bastante a la NBA y a su afición. Es por eso que el nombre de “Melo” lo ubicamos todos con facilidad, y es por eso que en el fondo, todos quisiéramos ver a Melo encontrar la mejor manera para cerrar su ciclo en la NBA.

 

Recomendadas:

Halleluka: Luka Doncic

El Resurgimiento: Derrick Rose

El Regreso de Boogie

COMPARTE ESTA NOTA