fbpx

Wilt Chamberlain y sus Estadísticas de Fantasía

TEXTO: ISKAR WALUYO

 

“George Marcus” fue el nombre con el cual Wilt Chamberlain empezó a jugar basquetbol profesional. A sus 16 años, era demasiado joven para registrarse como atleta profesional, pero el fuerte interés por integrarlo a un equipo profesional y las laxas regulaciones de la época permitieron que el joven Wilt participara en una liga profesional bajo el pseudónimo de “George Marcus”. El hecho de que midiera 2.18m probablemente jugó a su favor para que no apareciera algún escéptico de su mayoría de edad. Chamberlain negó la historia en varias entrevistas y afortunadamente para él, su participación profesional fraudulenta no tuvo repercusiones en su carrera. Hoy en día es casi imposible hacer algo así, pero en 1954, “Marcus” participó y dominó, ilegalmente, una liga semi-profesional en Richlandtown, Pennsylvania, su estado natal. Jugaba de manera clandestina en una liga para los Fay’s de Quakertown. Los números arrojados por “Marcus” eran de fantasía y le valdrían el nombramiento del Jugador Más Valioso de la temporada: 40.5 puntos por partido durante la temporada regular y 74 puntos por partido en los playoffs. A primera vista, las estadísticas son difíciles de creer y dada la falta de información, durante muchos años se especuló sobre esta etapa de Wilt. Por otro lado, si se revisa la carrera que tuvo Chamberlain a lo largo de los años, vimos que en efecto era una máquina, esculpido para otros tiempos y dominante ante los mejores de la época. Fue hasta hace unos años durante una investigación que apareció Jim Rosh, anunciador y apuntador de la liga donde jugó Chamberlain en esos años, quien presentó recortes periodísticos y hojas de estadísticas de la liga, mostrando la veracidad de los números. Poco después, Wilt entraría a la NBA y dominaría de manera parecida, acumulando estadísticas extraordinarias.

 

Imagen vía Wikimedia

 

CHAMBERLAIN Y SUS OBSESIÓN POR LOS NÚMEROS

 

La mera mención del nombre Wilt Chamberlain evoca imágenes de dominancia sobre el aro. Aunque siempre aprovechó su físico, también fue un jugador evolutivo y su estilo de juego cambió en múltiples ocasiones. Un video le atribuye en una parte de la evolución de su juego a su obsesión con la medición de su desempeño, posiblemente buscando entender lo que funcionaba con más efectividad mientras seguía desarrollando y cambiando su manera de jugar; y probablemente ligado a un ego de autosatisfacción que hasta la fecha vemos en un sinnúmero de atletas. Lo que nunca cambiaría era lo físicamente dominante que era Wilt Chamberlain. Era más rápido, más fuerte y saltaba más alto que probablemente cualquier otro jugador de la NBA.

 

 

Pero Wilt no estaba satisfecho y parecía estar obsesionado con las estadísticas. Le gustaba medir sus hazañas y hablar de sus números en sus entrevistas. Según la historia, hasta el número de mujeres con las cuales se había acostado contaba. Aparentemente, no era suficiente su evidente dominio en la liga. Quería el registro y demostrarlo en papel. Entre la naturaleza competitiva del atleta de alto rendimiento y la obsesión de seguir registrando estadísticas extraordinarias, Chamberlain fue modificando su estilo de juego continuamente. Las estadísticas y los videos evidencian cómo a través de los años desarrolló habilidades más refinadas como un tiro a media distancia, el tiro libre y la visión sobre la cancha para generar asistencias. Chamberlain era una máquina de estadísticas, físicamente en otro nivel, pero también un increíble jugador que año con año se exigía mejoría a sí mismo.

 

Durante la temporada de 1961-62, Wilt decidió empezar a tirar los tiro libres estilo abuelito (granny style) que le aprendió a Rick Barry. Esa temporada obtuvo el mayor porcentaje desde la línea del tiro libre de su carrera: 0.619 durante la temporada regular y 0.636 durante los playoffs. Después de algunas años en la NBA, Wilt también aprendió la importancia de jugar en equipo y distribuir el balón. A partir de su cuarta temporada en la liga, Chamberlain promedió más de 4 asistencias en nueve ocasiones. De hecho, cuando ganó su primer título en la temporada 1966-67 promedió 9 asistencias por partido en la postemporada.

 

100 PUNTOS

 

Las estadísticas de Wilt Chamberlain dicen mucho, pero si se analizan en conjunto con los videos quizá digan aún más, observando su dominio y su evolución a través de los años. La marca más conocida de Wilt “The Stilt” Chamberlain probablemente sea la del 2 de marzo de 1962. Chamberlain, siendo miembro de los Warriors de Filadelfia, enfrentaban a los Knicks de Nueva York, y anotó 100 puntos en el partido. La hazaña ha tenido sus detractores porque fue en contra del segundo peor equipo de la liga en ese momento, y porque todo el equipo hizo un esfuerzo para que Wilt lo lograra, como lo cuenta él mismo en su autobiografía. En efecto, todo el equipo se empeñó para que Wilt llegará a los 100 puntos. Sin embargo, tampoco ha sido la única vez que hemos visto todo un equipo impulsar a uno de sus jugadores para llegar a una marca en específico, en especial en la parte final de las temporadas cuando los últimos partidos van esclareciendo y determinando los líderes de la temporada. Y por más detractores que existan, han pasado casi 60 años desde que Wilt nos dejó una de las estadísticas de la NBA más espectaculares y conocidas, y hasta la fecha nadie lo ha igualado y mucho menos superado. Lo más cercano han sido los 81 puntos de Kobe Bryant en el 2006, los 73 de David Thompson en 1978 y los 71 puntos de Elgin Baylor y David Robinson en 1960 y 1994, respectivamente. Pero han sido momentos aislados y ninguno de esos jugadores se le puede comparar al consistente dominio de Chamberlain sobre la tabla de puntuación. Si revisamos la lista de mayor puntos anotados en un solo partido, el nombre de Wilt Chamberlain aparece quince veces en el los top 20. Para Chamberlain, no fue un momento aislado. Tan sólo en esa temporada de 61-62, Chamberlain terminó con un promedio de 50.4 puntos por partido, cifra que hasta la fecha tampoco se ha igualado. Lamentablemente no hay imágenes del famoso partido de los 100 puntos, pero recientemente se puso a la venta la ficha de estadísticas del partido. La imagen de Chamberlain sosteniendo un papel con el número “100” escrito sobre él es el registro visual que tenemos de la hazaña, pero ése es sólo uno de los más de sesenta récords que mantiene Wilt desde su retiro en 1973. Al momento de su retiro, tenía 128 récords, incluyendo el de más partidos consecutivos con 30 puntos o más anotados que recientemente igualó James Harden.

 

Imagen vía Twitter

 

EL ATLETA POLIFACÉTICO

 

Las estadísticas del baloncesto no eran las únicas que contaba Wilt. Sus enormes dotes atléticos lo convirtieron en un fenómeno del deporte multifacético. Estuvo a punto de enfrentarse a Mohammed Ali en un combate, fue campeón de voleibol profesional donde lo apodaron el “Big Dipper” y en la Universidad de Kansas no sólo participaba en basquetbol, sino en el equipo de atletismo donde ganó tres campeonatos de salto de altura, y compitió en salto longitudinal, lanzamiento de bala y carrera de 100 metros. Circulan en Internet diferentes estadísticas de Wilt, algunas un poco fantasiosas, pero en general refleja la grandiosidad de su capacidad atlética. Éstas son algunas de las estadísticas de Wilt en otros deportes: 100 metros planos en 11 segundos, lanzamiento de bala de 16.25m, salto de altura de 4.32m, y campeón con trofeo de MVP de la Asociación Internacional de Voleibol.

 

Imagen vía International Volleyball Association

 

Es complicado comprobar muchas de las estadísticas que se pueden encontrar en Internet sobre Wilt Chamberlain, pero lo mismo se puede decir sobre cualquier atleta de la época. Como si se tratara del monstruo del Lago Ness o de del Pie Grande, las estadísticas de Chamberlain son materia prima para leyendas y mitos que circulan en las redes. No es para menos, especialmente si vemos los números que dejó marcados en el deporte. Por mucho que se pudiera poner sus estadísticas en cuestión, hay demasiadas voces que aclaman su extraordinaria capacidad atlética y registros visuales que evidencian su estatus legendario. Wilt Chamberlain, el extravagante y enigmático “Stilt”, “Bambata”, “Negro Giant” o “Marcus”, cautivó a toda una generación desde que era un adolescente y hasta la fecha lo seguimos nombrando como una figura inigualable.

 

Recomendadas:

Shaq: Más Grande Que Sí Mismo

LeBron James a Los Ángeles: El Negocio y el Deporte

El Gran 21: Tim Duncan

 

COMPARTE ESTA NOTA