fbpx

Zion Williamson deja una pequeña carta de amor a los Knicks

TEXTO: LA CANASTA

 

El basquetbol ha formado parte de la cultura neoyorquina durante varias décadas, y entre las diferentes curiosidades que caracteriza el típico fanático de los Knicks es fantasear la adquisición de nuevas estrellas y combinaciones para sus cinco titulares. Sí, todos los fanáticos de todos los equipos lo hacen, pero los Knicks cargan fama de creer genuinamente que sus deseos son compartidos por todos los agentes libres, novatos o jugadores en general, simplemente porque Nueva York “es lo mejor del mundo”. Una de las fantasías recientes que se han hecho los fans de los Knicks es el potente dueto que sería Kristaps Prozingis con el fenómeno de Duke, Zion Williamson. Por ahora Porzingis sigue lesionado y los Knicks se hunden en derrotas, lo cual los acercaría a una mejor selección en el siguiente Draft; entre tanto, Williamson se mantiene a la alza y se presentó en el Madison Square Garden para el encuentro entre Duke y Texas Tech, dejándole a Nueva York una pequeña carta de amor.

 

El nombre de Zion Williamson sonaba con fuerza y entusiasmo desde que él tenía unos quince o dieciséis años, y su estatus creciente de estrella ha sido explosivo desde entonces. Los fanáticos se reúnen para verlo calentar previo a los partidos, disfrutando un espectáculo de clavadas y atletismo. En Instagram – porque ya es un parámetro en estos tiempos – ya tiene 2.1 millones de seguidores y no lleva más unas semanas de temporada en su primer año colegial con Duke. Es un fenómeno con talento físico extremadamente raro, pero que se combine con disciplina para desarrollar la técnica y el entendimiento táctico del baloncesto es lo que lo hace verdaderamente especial.

 

El Madison Square Garden estaba repleto con la presencia del presidente de los Knicks Steve Mills, el asistente del gerente general, Allan Houston, y otros cuantos ejecutivos, scouts y jugadores de la NBA que incluían a Jimmy Butler. El estadio estalló con la presentación de Williamson y de ahí en adelante no dejó de entretener e impresionar, cosa que ya es de su costumbre en lo que va la temporada para Duke.

 

Apenas arrancaba y luego esto:

 

 


 

Muy poco después:

 

 


 

Duke derrotó a Texas Tech 69-58 mejorando su récord a 11-1, quitándole el invicto a Texas Tech, y manteniendo su ranking como el número 2 de la NCAA. Williamson, en 25 minutos de juego, anotó 17 puntos y atrapó 13 rebotes, sumando una asistencia también. Pero para el encanto y la fantasía de los neoyorquinos, además de darles el espectáculo esperado, también les dejó una pequeña carta de amor.

 

Los Blue Devils de Duke tomaron los vestidores de los Knicks pero Williamson le mencionó a la prensa que decidió sentarse en el locker de Kevin Knox “porque es un novato y eso es lo que estoy intentado de ser”, conscientemente alejándose del locker de Porzingis “por respeto”. Agregó: “Es un jugador muy increíble, pero yo sólo estoy intentando ser el mejor. Si estoy intentando de estar en ese nivel, tengo mucho por recorrer, así que hay mucho respeto. Por eso no me senté en su vestidor”. Respondiendo preguntas de la prensa sobre la idea de jugar con los Knicks, Williamson mencionó:

 

“Probablemente sería increíble. Muchos grandes [del deporte] han pasado por aquí. Mi favorito de los que han pasado por aquí fue Bernard King. Mi padrastro hablaba mucho de él, y cómo simplemente metía el balón en la canasta. Tuve que ir y buscar videos de él. Era increíble cómo lao hacía.

 

“Si me seleccionan, me encantaría jugar para los Knicks. No me importa realmente dónde temieron. La simple experiencia de estar en la NBA, quien sea que me quiera, quien sea que vea lo más en mí, es donde quiero estar”.

 

 

Duke logró reclutar a dos de los jugadores más cotizados en Zion Williamson y RJ Barrett, y con esto se han vuelto el equipo más seguido de la NCAA, y sin duda, el más entretenido. Tampoco es algo nuevo para Duke, liderado por el legendario Mike Kryzyzewski quien ha obtenido cinco campeonatos nacionales con los Blue Devils, además de tres medallas de oro como entrendador de la selección nacional. Pero sí ha renovado su perfil mediático de la mano de Williamson y Barrett.

 

Y después de su presentación en el MSG, el espectáculo que dieron y las declaraciones de Williamson, éste dejó a los fans neoyorquinos con fantasías adelantadas de lo que podría venir.

 

 

 

Recomendadas:

El gran Tim Duncan

Se acerca el fin de los Warriors

LeBron James a Los Ángeles: El Negocio y el Deporte

 

COMPARTE ESTA NOTA