fbpx

Zion Williamson: Un Retorno Incierto

TEXTO: LA CANASTA

 

Durante gran parte de la temporada pasada, el nombre de Zion Williamson acaparaba todas las luces cuando se hablaba de prospectos y próximas estrellas de la NBA. Mientras los equipos salivaban por la oportunidad de tener a Williamson en sus filas, las franquicias en la parte baja de las clasificaciones perdían con “dignidad” en el arte del tanqueo; pero al final fueron los Pelicans de Nuevo Orleans que ganaron la lotería y anunciaban el nombre de Zion en el Draft de la NBA del 2019. Zion apareció tan explosivo como lo esperado durante la pretemporada. El talento era real, la liga se emocionaba, los fanáticos también y sobretodo los Pelicans. Sin embargo, el enemigo más temido, la lesión, hizo acto de presencia, atrasaba el anticipado debut de Zion, y ahora su presentación oficial aún no tiene fecha.

 

Imagen vía Zion Williamson

 

Con un distinguido aplauso, los Pelicans de Nuevo Orleans celebraban un gran verano después de una temporada 2018-19 disfuncional y lleno de dramas de vestidor que rodeaba su hasta entonces estrella y rostro de la franquicia, Anthony Davis. Lo que hizo David Griffin, el presidente de operación deportiva del equipo, fue hacer una serie de movimientos e intercambios acertados que se coronaron con la suerte de haber ganado la lotería del Draft de la NBA. No sólo logró juntar un cuadro de talento joven, sino que trajo a nombres de alto valor de mercadotecnia que significaría millones de dólares tanto para la franquicia como para la NBA. Pero a pesar de todo, los Pelicans ahora están en el penúltimo lugar en la Conferencia del Oeste, y por muy extraño que suene, tan sólo por encima de los Warriors de Golden State. Aún no se logra estimar cuándo regresará Zion Williamson a jugar, pero incluso con esto, en términos deportivos y de desempeño, tal vez no haga tanta diferencia.

 

Los Pelicans habían anunciado que Williamson tendría que atender una lesión de rodilla, y hace unas seis semanas, el novato pasó al quirófano para reparar la rotura del menisco lateral de su rodilla derecha. Inicialmente, se habló de un regreso a las canchas después de un lapso de entre seis y ocho semanas de recuperación. El entrenador en jefe de los Pelicans, Alvin Gentry, reiteró que el equipo estaría tomando medidas de precaución por encima de lo normal para no apresurar al novato y su recuperación adecuada.

 

Hace un poco más de una semana, Griffin mencionó en una entrevista que si se requieren siete semanas, ocho, nueve o diez, que está bien, no hay prisa. Y esto deja todo en el aire.

 

El equipo en sí está en buenas condiciones, no por su récord, pero sí por el desempeño prometedor que han tenido sus jugadores. Brandon Ingram ha demostrado ser ese talento que se esperaba, dando un paso importante esta temporada al estrenarse con los Pelicans donde tiene promedio de poco más de 25 puntos y 7 rebotes por partido. JJ Redick ha sido igual de constante en sus tiros de tres puntos como lo ha sido toda su carrera, Jrue Holiday empezó la temporada con poca fluidez pero ya está tomando su ritmo con un nivel elevado de baloncesto, y Lonzo Ball y Josh Hart, cuando han estado disponibles, han demostrado el talento en la juventud del equipo. Con el esperado regreso de Zion, todo tomará su lugar para poder desarrollar un basquetbol colectivo que giro alrededor de su pieza central, en teoría.

 

Zion, además, es tan valioso para la franquicia como para la NBA. Con lo gigantesco que se ha vuelto el nombre de Zion Williamson, su marca y el espectáculo que ofrece sobre la cancha, la liga y las televisoras oficiales trabajaron un calendario con partidos de transmisión nacional de los Pelicans a lo largo de la temporada, incluyendo el primer partido de la temporada y uno el 25 de diciembre. En total, los Pelicans tienen un calendario que incluye 30 partidos de transmisión nacional, el número más alto que ha tenido la franquicia en toda su historia. Es evidente que Zion es la razón principal.

 

Se asoman posibilidades distintas. La primera sería que el regreso de Zion impulse el nivel de juego de los Pelicans hacia un récord competitivo, pero hay que recordar que están en la Conferencia del Oeste, una muy saturada de equipos de alto gama que dificultarían la probabilidad de calificar a la postemporada. La segunda sería que el regreso de Zion traería el espectáculo esperado, pero no los resultados deportivos, impactando la economía de la franquicia y de la liga a números positivos, pero batallando en el aspecto deportivo. El tercero fuera que la fecha de su debut en la NBA se prolongue aún más, el equipo siga con racha perdedora y su economía no levante como lo esperado. En los últimos dos casos, los Pelicans podrían aprovechar para tomar el lado positivo del asunto, y considerar que les ayudaría a tener otra selección alta en la lotería y el Draft de la NBA del 2020. Esto ofrecería la oportunidad de agregar otra pieza de talento joven para hacer mancuerna con Zion que ya está rodeado de sólidos compañeros.

 

Como sea que termine la situación actual de Zion Williamson y los Pelicans, en papel, la franquicia ha hecho un trabajo extraordinario desde la forma en la que manejaron la salida de Davis, la inyección de nuevo talento, y un trabajo de mercado que estaría elevando el valor de la franquicia y la NBA. Mientras tanto, todos seguimos a la espera del regreso incierto de Zion Williamson.

 

Recomendadas:

Lakers, LeBron y Davis

Carmelo Anthony, Blazers y el Regreso

La Lotería y el Premio: Zion Williamson

 

COMPARTE ESTA NOTA